LOS FACTORES DE TRANSFERENCIA

DNA Connection
Historia de los factores de transferencia

A fines de la década del 40, mientras estudiaba la tuberculosis, el Dr. H. Sherwood Lawrence determinó que una sustancia en un extracto de leucocitos (glóbulos blancos) tomada de un individuo que se había recuperado de la tuberculosis podía transferirle a un receptor que no había sido infectado todavía una respuesta inmunitaria positiva a la tuberculosis. Le dio el nombre de factor de transferencia a la sustancia.. Poco después de los hallazgos del Dr. Lawrence, los investigadores comprendieron que los animales ofrecían una fuente efectiva y económica de moléculas de factores de transferencia. Y a pesar de que los factores de transferencia cumplían un rol secundario en relación al “milagro” de los antibióticos, los investigadores han llevado a cabo numerosos estudios para explorar la seguridad y efectividad de los factores de transferencia, y cientos de artículos científicos se han publicado, que documentan los beneficios de los factores de transferencia para la salud inmunitaria global así como también para enfermedades específicas.

En la actualidad, diversos fabricantes ofrecen factores de transferencia en complementos que varían desde calostro completo disecado hasta extractos concentrados de factores de transferencia. Los factores de transferencia que han sido extraídos y concentrados brindan un complemento más potente. Algunos fabricantes además combinan los factores de transferencia con ingredientes adicionales que son considerados beneficiosos para la respuesta inmunitaria.

Acerca de los factores de transferencia

41 David Lisonbee

El Secreto de los Factores de Transferencia

En el 1988, David Lisonbee hizo un descubrimiento que cambió la manera en que pensamos acerca de la salud. Él descubrió que los sistemas inmunitarios saludables, los cuales respaldan cuerpos saludables tienen algo en común. Este elemento común sorprendentemente no es una vitamina o un mineral ni un ácido. El elemento común entre los sistemas inmunitarios saludables y fuertes es una dosis diaria de Transfer Factor nutricional. Si no has oído hablar antes de Transfer Factor, no estás solo. Y ésta es la razón. Al investigar una referencia a una patente poco conocida, David Lisonbee se dio cuenta que los expertos nutricionales e investigadores científicos habían perdido. Aunque estos expertos estaban escudriñando el mundo por fuentes nutricionales exóticos para respaldar la función inmunitaria, la nutrición solo era parte de lo que el sistema inmunitario necesitaba.

elfactor_imagenes

La información fue otro aspecto clave – la información que se encuentra en Transfer Factor. Transfer Factor es la manera que la naturaleza transfiere la información inmunitaria de una madre a su infante, por medio de su primera leche (por ejemplo, el calostro bovino). Transfer Factor continúa a educar el sistema inmunitario a través de la vida y puede compartirse entre diferentes especies.

factro-transferencia

Esto significa que los sistemas inmunitarios pueden beneficiarse grandemente de Transfer Factor que viene de fuentes de animales, tal como vacas y gallinas. Los factores de transferencia se descubrieron por primera vez en el 1949 por el Dr. Sherwood Lawrence, el ex-inmunólogo principal de la universidad de Nueva York (NYV).

C2

David y Bianca Lisonbee sacaron la única licencia del patente existente del factor de transferencia en ese tiempo, asegurándose de que 4Life tuviera exclusividad de los derechos de manufactura y haciendo que
Transfer Factor sea accesible. Se cree que los factores de transferencia contienen proteínas y ARN (ácido ribonucleico), pero no ADN (ácido desoxirribonucleico). El hecho de que sean pequeños, es decir, un peso molecular menor a 10.000, hace que no ocasionen
alergias y permite que conserven su máxima eficacia cuando son ingeridos en forma oral. De hecho, el calostro de todos los mamíferos es rico en factores de transferencia y es vital para los recién nacidos a los que se los dota de forma pasiva de inmunidad al ingerir el mismo durante el amamantamiento o lactancia materna. Al haber sido diseñados por la naturaleza para educar a las respuestas
inmunitarias del recién nacido, los factores de transferencia: Enseñan al sistema inmunitario a discernir entre agentes externos favorables y perjudiciales en el cuerpo y a recordar los agentes a los que se enfrentó el cuerpo en ocasiones anteriores. Brindan las claves genéticas que su cuerpo necesita para descubrir cómo resolver el problema. Activan el sistema de respuesta innato del cuerpo, los linfocitos citolíticos naturales (NK) que trabaja para restaurar y respaldar la salud y el balance.