EL PODER CURATIVO DE LA MUSICA

La música y los sonidos siempre nos han acompañado a lo largo de nuestra existencia. Han jugado un papel muy importante en todo tipo de ceremonias y rituales. De modo que podemos considerar como los primeros terapeutas de sonido a chamanes y médicos-brujos tribales que empezaron a utilizar cánticos, salmodias, susurros y estructuras rítmicas repetitivas para inducir a estados alterados de conciencia a nivel colectivo, con fines catárticos de sanación o religiosos. Se tienen evidencias del uso curativo de la música en casi todas las grandes culturas de la antigüedad.

Griegos y egipcios creían en los efectos sanadores de diferentes escalas y modos musicales. De la misma forma, la cultura India reconoce en sus ragas musicales y modos pentatónicos, estructuras musicales aplicables a diversos estados de ánimo. Y hoy, sabemos que la música, y el sonido en general, pueden ser empleados como herramienta de transformación personal. Tu cuerpo es pura armonía El sonido es vibración. Y nuestro cuerpo tiene una vibración al igual que cada órgano de nuestro cuerpo vibra con una frecuencia específica, aunque ésta no sea audible para las personas. Si una parte de nuestro cuerpo enferma, la vibración que emite no es armónica porque, en realidad, cuando enfermamos nuestro cuerpo es como un instrumento desafinado y la misión del terapeuta es volver a afinarlo. Imagina por un momento al ser humano como un arpa: las cuerdas que la forman son la psique; si las cuerdas están poco tensas no suenan, hay laxitud, y si están demasiado rígidas se pueden romper, y el sonido que producen es tenso, como las emociones que se manifiestan cuando hay tensión. Por otro lado, el marco que une las cuerdas es el cuerpo, que tiene que estar entero, sin grietas ni golpes. Así que para que el sonido surja armónico no pueden fallar ni el marco ni las cuerdas. Este concepto, expresado metafóricamente, es la base de la terapia de sonido que trabaja a nivel psicosomático. Esta terapia aplica frecuencias de sonido al cuerpo de una persona con la intención de llevarla a un estado de bienestar físico.

el-poder-curativo-de-la-musicaLa música te conecta con tu yo El objetivo de la terapia de sonido es acompañarnos durante momentos de Musica de fragmentación interna y ayudarnos a través de actividades vocales o musicales para destapar, soltar o resolver conflictos inconscientes. La música o los sonidos aquí actúan como catarsis de emociones no expresadas verbalmente y como una influencia que puede producir cambios en la personalidad creando un puente hacia el bienestar. El sonido tiene la habilidad de penetrar en las células del cuerpo y en la mente consciente e inconsciente; puede ser utilizado para hacer frente a problemas tales como: bloqueos corporales, emociones dolorosas, para mejorar nuestra consciencia corporal, para relajar nuestro sistema nervioso a un nivel profundo, aliviando el estrés o la ansiedad, y ayudando a estar más en conexión con nuestra intuición a través de la escucha externa e interna. Entona y equilíbrate Una de las herramientas que utiliza la terapia de sonido para ayudarnos a alcanzar un equilibrio físico, y emocional es la entonación. Consiste en hacer sonidos vocálicos alargándolos durante cierto espacio de tiempo con el propósito de equilibrarnos. Entonar conjuntamente con otros, también crea un sentido de unidad. Todo el mundo utiliza la entonación de forma espontánea. Nuestro lenguaje es rico en palabras que expresan estas entonaciones: bostezar, gruñir, silbar, gritar, estornudar, gimotear, gemir, jadear, canturrear, suspirar, reír, sollozar, rugir, llorar,  carraspear, chillar, berrear, cantar….

inmunoglobulina-anticuerpo-vinculado-inmunidad-bacterias_CLAIMA20130520_0126_14El sentirnos libres de hacer sonidos es una parte integrante del funcionamiento saludable. Los sonidos plenamente expresados son mecanismos compensatorios. Si se tienen dificultades en poder expresar el sonido, puede ser un indicador de traumas o bloqueos energéticos o emocionales, los cuales inciden negativamente en nuestra salud. La entonación libera estrés y emociones reprimidas. Si entonamos regularmente y cantamos estamos ayudando a recargar el cuerpo y restablecer la salud de la mente, cuerpo y espíritu.

Grita, canta, gruñe… ¡Libérate! Entonar puede ser una forma de liberar emociones que han quedado atrapadas en lugares específicos del cuerpo. También es una manera de restablecer la armonía corporal y emocional permitiendo que la energía fluya de una manera natural en nuestro cuerpo. Los ejercicios de entonación te ayudan a:
1- Limpiar y desbloquear. Gemir y gruñir son sonidos de limpieza que surgen naturalmente cuando se liberan molestias y dolores. Los sonidos agudos y penetrantes, o hasta los gritos, consiguen romper los bloqueos de energía que pueden haber llevado a un bloqueo emocional y físico. Libera el sonido que sientas desde el interior. Puede ser un grito que hiela la sangre y se prolonga durante minutos, y acabar incluso en risa. Lanzar un grito que hemos retenido durante decenios, podría ser una experiencia liberadora y alegre.
2- Tranquilizar y relajar. A través de la entonación es posible conseguir un medio tranquilizador para liberar tensión. Tararear calma el sistema nervioso, y ayuda a respirar profundamente. Si te sientes inspirado, añádele palabras de apoyo y estímulo, o compases que te suenen de melodías populares. Confía en el impulso; a menudo resulta ser lo más adecuado.
3- Calmar el dolor. Ponte de pie con los pies separados a distancia de los hombros y el cuerpo relajado. O siéntate en el borde de una silla con la espalda recta. Puedes ponerte de pie y moverte cuando la energía comienza a activarse. Inhala por la nariz, lleva la respiración al abdomen, y observa que éste se levanta. Exhala por la boca, en un gemido bajo, o en lo que te resulte más natural. Hazlo 10 veces.
4- Liberar tensiones. Cada vez que sientas dolor o tensión, centra tu atención en ese punto y respira conscientemente hacia allí. Cuando exhales, libera la ten sión de esa parte de tu cuerpo. Dale un sonido a esa sensación. Si el sonido no llega espontáneamente, comienza por una entonación tan baja como puedas y lentamente eleva la altura hasta que encuentres un tono que resuene con el dolor. Sigue formando sonidos hasta que sientas una liberación, como si te hubieses dado un masaje interior. Repite este proceso para cada dolor o incomodidad que notes en tu cuerpo. El sonido actúa sutilmente dentro de ti uniendo todas esas voces internas, ayudándote a expresar vocalmente o corporalmente sentimientos o emociones que ya no recordabas, ofreciéndote el regalo de ser uno con el sonido.

musicoterapia-durante-el-embarazo_h9zpwCultiva la música en tu hijo Nuestra relación con el sonido y experiencia musical empieza ya en el útero materno. Escuchamos el latido del corazón, los movimientos intrauterinos, la voz materna y los sonidos que se encuentran en el medio ambiente… Por eso la terapia de sonido aprovecha ese primer nexo con el sonido para mejorar la calidad del embarazo, del trabajo del parto y del

nacimiento, pues ayuda a reducir el nivel de ansiedad y el estrés neonatal que la madre pueda tener, a la vez ayuda al bebé por nacer a relacionarse con su madre de una manera diferente. Así que si estás embarazada debes… Mejorar la respiración. Respira profundamente por la nariz, desde tu vientre. Ésta es la respiración natural que ayuda a desprenderte de las tensiones corporales.
Entonar a diario. Te ayudará a conectar con el bebé a través de la vibración y crear un vínculo afectivo importante a través de la voz y la música que escucha.

PRACTICA LA ENTONACIÓN

Entonar tiene un efecto neuroquímico en el cuerpo, dando más energía al sistema de defensa y liberando endorfinas. Además el entonar nos ayuda con la respiración, la potencia y mejora nuestra postura corporal. Los músculos del diafragma y del aparato digestivo son masajeados y estimulados cuando se hace diariamente. Practícala así:

1.- Cierra los ojos para poder ir hacia adentro y sentir.
2.- Inhala por la nariz. Deja salir el aire por la boca con un sonido largo y sostenido. Cuando te quedes sin aliento repite estos pasos las veces que quieras.
3.- De pie o sentado en el suelo o en una silla, asegúrate de que la columna vertebral está recta, y de que no hay obstrucciones en
el diafragma ni en el abdomen. Imagínate que el sonido viene de tus pies. Relaja la mandíbula. Cuando emitas un sonido, deja
que tu mandíbula cuelgue.
4.- Entona una vocal –en la nota que hayas elegido– durante el tiempo que dure el aliento. Repite
varias veces.
5.- Vuelve a entonar el mismo sonido pero a una altura diferente, es decir, subiendo un tono en la escala musical.
6.-  Ahora entona una sílaba a la misma altura (ej.: entona OM, LAM, o A). Repite varias veces.
7.- Entona la misma sílaba a una altura diferente y repítela.
8.- Busca una combinación de sílabas y altura que te guste, y entónala una y otra vez. La voz humana es una de las herramientas más poderosas que posee la humanidad. Cada palabra que pronunciamos lleva el tono de nuestro sonido como instrumento de comunicación y sanación. Comprender como entonar y usar este instrumento de manera efectiva cambia no solo nuestra conciencia, sino también afecta a aquellos que son receptores de esos sonidos.

 

EL SONIDO ACTÚA EN TU INTERIOR UNIENDO TUS VOCALES INTERNAS
musicoterapia-mujer

ADOPTA UNA RUTINA MELODIOSA

Los ejercicios de entonación pueden formar parte de una rutina saludable que te ayudará diariamente a enraizarte y sentirte conectado con tu cuerpo, emociones y mente. Recuerda que entonar debe realizarse a primera hora de la mañana, al despertar
o en la ducha, pues se trata de una actividad para recargar tu cuerpo.

El uso de las distintas vocales te ayuda a conectar con distintas partes de tu cuerpo, así que toma nota: Cada mañana durante 10 minutos realiza un escaneo vocal de tu cuerpo entonando estas vocales tres veces para recargar todo tu sistema energético.

 

Observa cuales te cuestan más y como tu cuerpo reacciona al entonarlas.
1.- Pies, piernas……………..la vocal U
2.- Bajo abdomen, vientre..la vocal O
3.- Pecho……………………….la vocal A
4.- Garganta…………………..la vocal E
5.- Cabeza……………………..la vocal I